Gustavo Cordera

ENTRE LAS CUERDAS

2018

9 NO NOS CULPEN MÁS

Yo fui, somos…

Hay una grieta para enemigos,
vos en tu mundo, yo en el mío,
pero nos quieren hacer iguales,
sin diferencias ninguno es nadie.
En un encierro entretenido
somos esclavos de un enemigo tan seductor.

Los alaridos de descontento
muestran heridas que llevan tiempo,
los más repletos, hechos pedazos,
los que obedecen bajan los brazos.
Si alguien quisiera enfrentarse al viento,
todos proponen un escarmiento aterrador.

No nos culpen más, cobardes,
no nos culpen más.

Si algún valiente rompe el hechizo,
lo asesinamos con el permiso
de la demencia capitalista
que, mercenaria y moralista,
todas penas sobre el reo,
que, sospechoso de algo muy feo, es desertor.

No habrá clemencia por lo que digo,
inevitable será el castigo
para el que ose cambiar su parte,
mejor que vaya a vivir a Marte.
Tienen los medios para engañarnos
y, el periodismo, con sus mentiras, para ensuciarnos.

No nos culpen más, cobardes,
no nos culpen más.
No nos culpen más, caretas,
no se oculten más.

Ay, el miedo mata con frío programado,
viaja el derecho, con los ojos bien cerrados,
algunos tibios sentados al volante,
arman discursos castigando a mis hermanos.
Yo ya no quiero castigo ni condena
por estar vivo ni ser un ser humano.

Ay, estoy tendido debajo la avalancha,
parezco muerto, pero el límite me ensancha,
y aunque me ensucia el horror de la tibieza,
horribles días, donde el miedo más se expresa.
No estoy rendido, mis ojos soy la lanza
con la que enfrento esta condena que devora.

No nos culpen más, cobardes,
no se oculten más.