Gustavo Cordera

ENTRE LAS CUERDAS

2018

4 YA NO QUIERO CASTIGO

Voy a alimentar mi mejor versión
con las mieles de mi corazón.
Hoy, la ingenuidad y la desnudez
me regresan hacia mi niñez.

Nadie puede darme lo que no me doy,
y me obstiné reclamando amor.
Esa fue mi cruz, me victimicé
y en la culpa jamás pude encontrar la redención.

Ya no quiero castigo por no hacer lo que debo,
no persigo verdades, porque soy verdadero.
No me quiero juzgar por prensar diferente,
yo no voy a vivir como diga la gente.

No me siento vencido por no llegar primero,
voy con la frente alta, mostrando mis agujeros.
Con todos mis errores encendí mi lucero,
y hoy me siento querido, porque ahora me quiero.

Aprendí a morir más de una vez
y a renacer en cada canción.
Soy una señal, una vibración,
por las venas, resonando voy.

Hoy puedo sentir mi fragilidad,
puedo bendecir tantas lágrimas.
Encontré un lugar, mi espacio azul,
donde nada volverá a reunirme con la cruz.

Ya no quiero castigo por no hacer lo que debo,
no persigo verdades, porque soy verdadero.
No me quiero juzgar por prensar diferente,
yo no voy a vivir como diga la gente.

No me siento vencido por no llegar primero,
voy con la frente alta, mostrando mis agujeros.
Con todos mis errores encendí mi lucero,
y hoy me siento querido, porque ahora me quiero.

Ya no tengo enemigos porque nada defiendo,
la bandera que alzo, no precisa argumentos.
Soy el agua de mar que cura tus heridas,
quiero tu bienestar, tanto como a mi vida.

Yo fui un libertador y también un payaso,
me creí por encima y conocí el fracaso.
Y, aunque a veces llegué a la cumbre más alta,
nunca me tuve a mí, y ahora y me hago falta.