Fito Páez

LA CIUDAD LIBERADA

2017

9 LA MUJER TORSO Y EL HOMBRE DE LA COLA DE AMEBA

Ella no dice nada,
ella no puede hablar,
él la imagina ordenando
su ajuar de fantasías.

Él no puede mirarla,
sus ojos ya no están,
mete su cola de ameba en el mar
de agua podrida.

Él la cobija entre sus brazos
de huesos y metal,
ella recibe todos sus besos
de radioactividad.

Moscas de alas de bronce,
ratas asesinas,
reinan un mundo donde el amor
está prohibido.

Él la conecta, con electrodos,
a una memoria RAM
que retransmite, bajo la tierra,
sueños de libertad.

Cuando se sienten tristes,
se acuerdan del trigal
donde corrieron la tarde fatal
del segundo Hiroshima.