Antonio Tarragó Ros

Antonio Tarragó Ros

Antonio Tarragó Ros nació el 18 de Octubre de 1947 en Curuzú Cuatiá, Corrientes.

Al poco tiempo de nacer, sus padres se separaron y pasó al cuidado de sus abuelos paternos.

Su abuela, desconfiada de la escuela publica, decidió enseñarle ella misma los rudimentos del saber, a su propio gusto y convicción. Antonio creció sin cánones religiosos y sin compartir momentos con los niños de su edad.

Cuando más grande, viajó a Rosario a encontrarse con su padre y es ahí donde conoció la cultura chamamecera, tocando en su conjunto como acordeonista suplente y presentador. A los 20 años, se desvinculó profesionalmente de su papá y partió a Buenos Aires con su propio grupo musical.

Así logró acceder al escenario mayor de Cosquín estrenando el chamamé en ese festival.

Pero había mucho y arduo camino por recorrer todavía. El chamamé seguía siendo inaceptable en las peñas y en las bailantas Antonio sonaba medio raro y lo tildaban de sofisticado y hasta de impostor. Ni que hablar de los programas radiales dedicados al género en los que el trasgresor era severamente criticado. 

Los 28 años llegaron siendo una de las estrellas del chamamé que convocaron a mas de 7.000 personas en el Luna Park y donde aparecieron juntos los distintos artistas de vertientes tan opuestos como Damasio Esquivel, el Soldado chamamé, Coco Díaz, el cuarteto Santa Ana, Mary Maciel.

Sus hijas Laura e Irupé Ros también son músicas y compositoras. Incluso son bien consideradas parte de una corriente renovadora de la música de raíz folklórica argentina, con rasgos de rock, jazz y otros géneros.

Entre sus temas más conocidos se encuentra "María va", "Canción para Carito", "Jineteando la vida". Es reconocido por su preocupación por el medio ambiente, habiendo llegado incluso a escribir canciones sobre este tema, como "El río herido", en contra de la instalación de las papeleras en las costas del Río Uruguay, entre otros.

Su último disco editado es "La banda pueblera" en el año 2009.