Residente

LA CÁTEDRA - SINGLE

2017

1 LA CÁTEDRA

Trooko...

Hijo, aquí va mi crítica:
Con la primera te di tan duro
que en tu segundo intento te puse a hablar de política.
Luego de esto me meten al manicomio y, no son chistes,
por estar tirándole a algo que ya no existe.

Soy lo que todavía no entendiste,
sin varita mágica ni abracadabra,
sólo con palabras desapareciste.
No es que yo sea inteligente, es que tú eres idiota,
por eso los que te siguen escriben “gente” con jota.

Un reggaetonero que no sabe dónde queda el horizonte,
y que piensa que en el Everest hay rinocerontes.
Eres tan animal que todavía no te enteraste
que seis por ocho son los tiempos en un compás musical.

Que no sabe lo que es la izquierda ni la derecha,
y que piensa que en Latinoamérica sólo hay indios con flechas.
Eres diminuto como una glándula,
tirarte a ti es más bajo que tirarle a un vedette en un programa de farándula.

Sigo perdiendo mi tiempo, hablando a las claras,
tirándole a un reggaetonero que tiene dos nalgas en la cara,
el único logro de tu vida que dio fruto
fue tres millones de “memes” burlándose de ti en menos de un minuto.

Un señor lleno de ilusiones,
me da ternura cómo en tu redes sociales pones tu email para contrataciones,
once años en prisión creando expectativa en todos lados,
y el coliseo vacío, con los boletos regalados.

Yo estoy haciendo estadios a nivel internacional,
el 17 de Junio en México, Auditorio Nacional,
y tú estás haciendo discotecas que dan tristeza,
donde las mujeres entran gratis y te regalan la cerveza.

Tú tienes cuatro fanáticos, yo tengo miles,
pregúntale a Baby Rasta que me vio tocar en Chile,
y brindamos con Zacapa después del conciertito,
y aunque te haya hecho el coro si quiere tomar ron, yo lo invito.

A ti te convierto en molécula cuando me planto como arúgula,
con mis rimas esdrújulas tú te pierdes con brújula,
de forma consonante y de manera crónica,
pa’ que coincidan los fonemas luego de vocales tónicas.

Tú, ¿Ser mejor que yo? Es sólo una idea platónica,
te hago llorar sin cantar blues y sin tocar la armónica,
le traduzco a tu cerebro de corto entendimiento
algo simple: yo soy rápido y tú eres lento.

Esto ni siquiera es una pelea,
soy como tu abuela, pegándote con la correa.
En este género yo soy el fucking rock and roll,
brillo sin sol, sin Armor All, sin ser de charol.

Yo la luz del farol, flama de fuego y alcohol,
soy tú dolor de cabeza sin paracetamol,
soy el que te volvió a revivir, el que te enseña a escribir,
soy tu mamá y tu papá sin tenerte que parir.

Soy el que te hará que te metas a la religión,
soy lo que te pasó por encima en forma de camión,
y el huracán que no pudo predecir el meteorólogo,
soy todo lo que te va a facturar el psicólogo.

Lo que no ves venir, soy el knockout que te di,
soy todos en Puerto Rico burlándose de ti,
y el que los pone a caminar derechitos en fila,
soy Muhammad Ali partiéndote la cara en Manila.

Te saqué de la tumba, te saqué del panteón,
busquen la pala, la tierra y el ron,
traigan las flores de colores
que hoy te volvemos a enterrar sin cura y sin pastores.
Te saqué de la tumba, te saqué del panteón,
busquen la pala, la tierra y el ron,
traigan las flores de colores
que hoy te volvemos a enterrar sin cura y sin pastores.

Busquen la pala, la tierra y el ron.
Busquen la pala, la tierra y el ron.
Busquen la pala, la tierra y el ron.
Busquen la pala, la tierra y el ron.

Nunca antes visto en una batalla,
el primer rapero que llora porque ni que me pasé de la raya.
De niño fui diagnosticado con autismo
y mientras cabeceo escribo rimas que la parten en cualquier tipo de ritmo.

Y me tiró hasta una persona ciega, invidente,
que rapea más que tú, con rimas muchos más inteligentes.
Y si me equivoqué con los estereotipos,
ahora estoy con el comité de olimpiadas especiales, trabajando en equipo.

Pero, ¿Qué tú estás haciendo compañero?
Si tú eres tan millonario, te invito a donar tu dinero.
Pero tú no tienes ni pa’ pagar un Nissan,
primero págale los cien mil dólares que le debes a Ángel Pagán.

Si yo estuviera en tu barco náufrago,
me cuentan que en la barra no puedes pagar ni tus propios tragos,
y no hay nada de malo en no tener plata,
pero tú dices que vendes filetes y lo que traes es carne de lata.

La fantasía de presumir los millones que te faltan
es la razón por la cual los chamaquitos con pistolas te asaltan.
Tú promueves la mentira, yo la realidad pura
en un mundo desigual, donde hay niños comiendo basura.

Pero de un tipo como tú, ¿Qué más se puede esperar?
Vistiendo una camisa del Chapo y otra de Pablo Escobar,
yo no soy comunista, socialista ni capitalista,
creo en inventar algo nuevo, mejor dí que soy idealista.

Creo en la igualdad de oportunidades infinitas,
creo que la educación, salud y comida deberían ser gratuitas.
Creo que el trabaja más que el otro merece ganar más,
pero también creo en compartir lo que tengo con los demás.

Pero tú no compartes, lo único que compartes, mi tesoro,
es la partida de culo que te di a ti y a los que te hicieron el coro.
Creo en Rafael Hernández que puso a cantar a los que creen la estadidad,
"preciosa te llaman los hijos de la libertad".

Todo los días se aprende,
hasta Marc Anthony la canta y ni siquiera él mismo la entiende.
Me he tirado fotos con personas importantes,
aunque no piensen como yo siguen siendo interesantes.

Mi hermano, tienes que aprender a diferenciar,
una cosa es conocer y otra cosa es apoyar.
Creo en rapear con ojo crítico,
creo en el pueblo por encima de cualquier político.

Pero tú crees en las pirámides para que los ricos estén cómodos,
todos los pobres tienen que estar incómodos,
y ni te diste cuenta de lo que nos robaron
por el capitalismo que defiendes con las cadenas de oro que te prestaron.

Sin saber apoyas a las dictaduras que desaparecieron gente,
sólo por pensar diferente,
puedes usar de referente a nuestra isla hermana
y al asesino Rafael Trujillo en Dominicana.

Puedes usar de ejemplo a Pinochet y a Videla,
ir a Buenos Aires y hablar en Plaza de Mayo con las abuelas.
Creo en Serrat, Silvio Rodríguez, Violeta Parra,
Rubén Blades, León Gieco, Víctor Jara y su guitarra.

Y como dice Ali, primera desde el cielo abierto,
los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos.
Se acabó la clase de historia, voy a mis versos finales,
empezamos por el jardín de infantes con las vocales.

El “Resi” rima con la “A”, hoy tu papá te comerá,
y la raja te la dejará más abierta que el canal de Panamá.
Tu letra malandra terminará escondida debajo del sofá de mamá,
los reggaetoneros como tú, los pongo a cantar cancioncitas de Maná.

No son de verdad, pero no terminé, el Residente ahora rima con la “E”,
tú y tu comité de maleantes bebés chimpancés, a la vez me hacen café.
Los hago puré, desde que empecé nunca paré, la vocales pateé cuando rapeé
sin usar los pies, porque rapeando soy como Maradona con Pelé.

Y aquí volví, nunca me fui, seguí rimando con la “I”,
te partí, estás quieto como maniquí, tus vocales ya me las comí.
Soy un MC, cirujano del verso que opera sin bisturí,
tus pedazos de cuerpo de jabalí repartí mientras tomaba un Daiquiri.

No, no, no, no, no terminó, el “Resi” sigue con la “O”,
te cogió, te clavó, te folló, te garchó en efecto dominó.
El “Resi” lo knockeó, lo mató, lo resucitó y de nuevo lo enterró,
Los tengo en sus mentes diciendo: ¡Sea la madre que los parió!

Yo sé quién soy, soy el que te sacó del iglú, pero dime, ¿Quién eres tú?
Tú eres el “frontú” que salió a guerrear y nunca volvió, como Mambrú.
En la lista de los mejores rimando, tú no formas parte del menú,
el Residente te dio clases, terminando con la “U”.

Con esta te tiro, te mando al retiro, te quito el respiro de un solo suspiro,
te aplasto y te tiro, no viro ni giro, tus rimas son sangre y yo soy un vampiro.
Soy un poeta de otro planeta y mi estilo no tiene etiqueta,
mi letra completa tiene una meta concreta: educar analfabetas.

Aquí traigo el alfabeto en forma de metralleta
decapitando palabras como los zetas, les doy como pandereta.
Me los como, como si fueran chuletas, con la barriga repleta
hasta las tetas, porque mi libreta nunca va a estar a dieta.

Cuando el Residente aprieta empacan todos las maletas,
y terminan pedaleando, aunque no tengan bicicleta.
Te jugaste la ruleta y terminaste en la cuneta
y por estar abusando de ti, animal, ahora me busca PETA.

Soy un torbellino asesino en camino, no me ven ni los adivinos,
los fulmino cuando rimo, a fuego lento los cocino
con pepino, comino, tocino y sangre de sus intestinos
y nunca termino porque mis versos se reproducen como los chinos.

Con el coraje del octanaje salvaje que traje en mi lenguaje,
los llevo en mi viaje sin pasaje y sin pagar peaje,
sin aterrizaje, en mi carruaje vuelan mirando el paisaje,
cuando sin patines patina el mensaje sobre esta pista de patinaje.

En medio de una tormenta violenta el ambiente de rap se calienta
con mil quinientas noventa palabras y voy rumbo a mil setecientas.
Yo ya perdí la cuenta y mi barriga sigue hambrienta,
en le rap en español el Residente representa.

Soy picante sin pimienta, refrescante como menta,
a la Real Academia la tengo de sirvienta,
más herramientas que un mecánico, este rapero hispánico
deja en estado de pánico a los MCs británicos.

Como Harry Shotta, sin bota, sin puerta y sin capota,
tomen nota, mis rimas nunca se agotan porque flotan
por el mar de tus neuronas rotas, como una gaviota.
El que explota tu carota de un golpe que brota en tu derrota,
a los idiotas como tú, yo lo tengo de mascota,
los pongo a pagar la cuota, el diccionario en bancarrota,
y no me hacen daño porque todo lo que me tiran rebota como pelota.

Soy el cantante amante de las rimas consonantes,
llegó el comandante, siéntense, mis estudiantes.
Como Willie Mays, gigante, brillante como diamante,
les doy de comer aunque esté cerrado el restaurante.

Peleando sin guantes contra mi propia trayectoria,
los MCs no me ven venir aunque coman zanahoria.
Soy el maestro de oratoria notoria, y puse a la gloria
y la victoria a tener sexo para hacer historia.

Esta rola mola sola y también vuela consolas;
si quieres más, en la estufa tengo otra cacerola.
Cuando me ven surfeando por encima de las olas
terminan locos, tratando de morder su propia cola.

Con mi entrada en cabeza cuadrada, cerrada, poco preparada,
y cada rima lanzada es una granada explotada.
Tuve al alfabeto y a todas sus letras secuestradas,
trabajando para mí como empleadas.
Después de darte bofetadas con patadas, freírte como empanada,
ahora voy de retirada y tú sigues siendo nada.

Aquí terminó la novela contra el bailarín de merengue,
que usa zapatos con escarcha y ropa con lentejuelas.
Tengo que parar, sino voy a perder el control,
de comer tanto rapero chatarra ya me subió el colesterol.

Ya, ya, ya, ya, ya, voy a parar.
Mil novecientas palabras: esto es un nuevo record, mi gente.
Oye, los únicos que me pueden tirar a mí y clavarme bien duro
son mi hermano Gabriel y mi esposa,
que si escribe un par de rimas me clava. Pero nadie más.

“Y le quiero pedir perdón a, a la gente de mi disquera.
Este, Anir, perdóname por haber hecho esta canción.
Yo sé que me dijeron que no tirara nada. A Afo, perdón de verdad.
Pepo, mala mía. Yo sé que estamos con la gira, con un montón de cosas, mala mía
pero, es que esto me divierte.
Yo creo que voy a abrir una universidad de rehabilitación para reggaetoneros que no saben escribir.
Oye, y mala mía Elías, que yo sé que me dijiste que no me rebajara pero,
es que es muy fácil. Perdóname Polo, también, perdón.
Cabrones, conmigo no pueden, de corazón, quítense.
Qué segundo round ni segundo round, cabrón, te clavé desde el principio.
Lo que pasa es que tuve un día libre y le metí a esto, tranquilo.

Trujillo alto en la casa,
Carraízo en la casa,
La Perla en la casa,
La Barriada Morales en la casa,
El Sartén en la casa,
Puerto Rico en la casa.
Los veo en diciembre, cabrones.
Oye, Trooko, Trooko, Trooko...