Los Chalchaleros |
Últimos Buscados
Los Chalchaleros

Una noche de 1948 Víctor José “Cocho” Zambrano y Carlos Franco “Pelusa” Sosa, quienes formaban un dúo, al igual que Aldo “el Chivo” Saravia y Juan Carlos “el Gordo” Saravia, se reunieron y decidieron agruparse en un cuarteto.
El seudónimo que eligieron fue Los Chalchaleros. El nombre deriva del sobrenombre del Zorzal, pájaro que es llamado “chalchalero” por comer el fruto llamado “chal chal”, que crece en el arbusto del mismo nombre.
Su debut fue en Salta, el 16 de junio de 1948. El Teatro Alberdi estaba repleto. 
Sonaron los primeros acordes de “La Zamba del Grillo”. Era el principio de la leyenda. Inmediatamente el conjunto comenzó a adquirir mayor popularidad en la provincia, gracias al sentimiento que ponían en cada interpretación, en temas como "Lloraré" (el primero que grabaron) y "El Cocherito", ambos de autor anónimo, o el imprescindible "El Arriero Va" de Atahualpa Yupanqui, entre muchos otros. En 1949 se incorpora Saravia Toledo.
Todos cantaban al mismo tiempo, pero, a partir del año 50, con el popular tema "Yo Vendo Unos Ojos Negros", comienza a cantar Juan Carlos y el resto acompaña en coros (aunque esto los acompañaría por un lapso; luego volverían a cantar todos juntos). En ese mismo año obtienen su primer premio en el Concurso Nacional de Canto organizado por la Secretaría de Cultura de Córdoba. Franco Sosa decide convertirse en Ingeniero y se aleja de su actividad en el grupo. Ingresa Dicky Dávalos.
En 1953 se incorporó Ernesto Cabeza, el más tímido del grupo, y se va Saravia Toledo para dedicarse a su profesión de Abogado. Este gran músico le dio al sonido de Los Chalcha una armonía más pura, una guitarra más afinada, logrando un estilo que de ahí en más sería considerado típico. "El Cabeza" fue quien construyó el tema "Zamba del Chalchalero", hecho sin palabras ni instrumentos, y basado en silbidos y tarareos. 
Luego de 5 años de trabajo se transformó en el himno del grupo, con letra de Jaime Dávalos. Había llegado el momento de la consolidación. Zambrano se aleja del grupo en 1956.
También en este período obtienen el primer premio en el extranjero al Canto Nativo de América, en la ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos, en 1965. 
En 1961 fallece Aldo Saravia en un fatal accidente de tránsito en Río Gallegos. Para su remplazo se convoca nuevamente a Cocho Zambrano en el bombo, quien permanece en el conjunto durante 5 años, hasta que lo suplanta Eduardo “Polo” Román en 1966. En 1967 el que se va es Ricardo Dávalos y entra Ricardo Francisco “Pancho” Figueroa, el chaqueño, un amante del chamamé. 
Durante los años 70s los horizontes musicales de Los Chalchaleros se ampliaron enormemente cuando interpretaron dos de sus más exitosos chamamés, "Merceditas" y "Chiquilin".
Gracias a la creatividad de Cabeza se incluyen dos bombos para tocar "Zamba del Regreso", lo que otorgó a éste y otros temas una fuerza vital. 
En los años 80s otra vez fueron protagonistas: éxitos como "Zambita de Patio i Tierra", el vals "Plaza 9 de Julio", o la zamba "La Guitarra Perdida", marcaron nuevamente su inmortal vigencia. 
En el verano de 1980, el destino vuelve a golpearlos: Ernesto Cabeza muere de cáncer. A partir de allí los Chalcha permanecieron como un trío, como un símbolo de tan irreparable ausencia. Pero Facundo reemplazaba a Cabeza eventualmente.
En 1983 Facundo Saravia -hijo de Juan Carlos y quien integraba desde 1975 el grupo “Los Zorzales” junto a sus hermanos Santiago y Juan Carlos hijo, y su amigo Gonzalo Barceló- marcado como sucesor por el propio Cabeza, antes de morir, se integra a la banda y se disuelve “Los Zorzales”. La incursión por nuevas áreas posibilita la integración de una multitud de jóvenes que comienzan a interesarse por el folclore. 
Al cumplir los 40 años de trayectoria componen la hermosa zamba "A Los Chalchas", creado en homenaje a los 10 Chalchaleros que pasaron por la historia de la banda: Aldo Saravia, Polo Román, Pelusa Franco Sosa, Juan Carlos Saravia, Pancho Figueroa, Chango Saravia Toledo, Ernesto Cabeza, Dicky Dávalos, Cocho Zambrano y Facundo Saravia
Después de grabar durante casi 40 años en R.C.A. deciden cambiar de sello discográfico y pasan a Microfón. Antes de la "mudanza" graban un disco muy arriesgado, con temas de su propia autoría. Se llamó "Si de Cantar Se Trata" y su éxito fue total. Estuvo durante seis meses entre los 15 discos más vendidos y muchos de aquellos temas siguen sonando. 
De Microfón pasan a M.M, donde también tuvieron problemas de contrato. Esto los decidió a construir su sello y grabar por sus propios medios. Así lo hicieron en la inolvidable gira por Europa y Uruguay. 
Sus álbumes fueron presentados en el Teatro Ópera, a sala llena, como era ya una costumbre.
En 1996, y luego de tanta lucha, el Gordo Saravia (guitarra y voz), Pancho Figueroa (guitarra y voz), Polo Román (bombo y voz) y Facundo Saravia (guitarra y voz) forman parte del sello DBN.
En 1997 fallece Ricardo Dávalos.
En 1998, para el festejo del 50° Aniversario graban un compilado monumental de 5 álbumes, titulado con justicia "Una Leyenda", editado y distribuido por DBN, con canciones grabadas en calidad digital, logrando el mejor sonido. En esa obra de colección se sintetiza esta verdadera hazaña que, desde aquel viejo Teatro Alberdi de Salta de 1948 a este presente en las puertas del nuevo siglo, sigue marcando la senda fundamental de la música popular argentina.
En el año 2000 Los Chalchaleros emprenden su gira de despedida.


Pie de pagina