Thalía

VALIENTE

2018

9 QUÉ IRONÍA (FT. CARLOS RIVERA)

Qué ironía que la noche pueda unirse con el día,
que los ríos con el mar se juntarían,
qué ironía que nosotros no podamos, todavía.

Qué ironía que sea tuyo, pero tú no seas mía,
que esté triste por sentir tanta alegría,
qué ironía que hasta la felicidad nos dolería.

No es lo mismo quererte dejar,
que intentar dejarte de querer.
Si del cielo cae la lluvia y del suelo nacen flores,
¿Cómo pueden ser prohibidos los amores?

Por más que quiero,
arrancarte de mi vida ya no puedo,
mis gemidos están mudos sin tus dedos
y ya no puedo seguir imaginándome tu boca en otros besos.
Por más que quiero,
arrancarte de mi vida, no hay manera,
verano, otoño, invierno y nunca primavera,
y ya no puedo seguir; si fuera fácil, lanzaría una moneda.

Qué ironía ver al amor
suplicándole a la suerte,
tenerte cerca pero no poder tenerte,
qué ironía que hasta la felicidad nos dolería.

No es lo mismo quererte dejar,
que intentar dejarte de querer.
Si del cielo cae la lluvia y del suelo nacen flores,
¿Cómo pueden ser prohibidos los amores?

Por más que quiero,
arrancarte de mi vida ya no puedo,
mis gemidos están mudos sin tus dedos
y ya no puedo seguir imaginándome tu boca en otros besos.
Por más que quiero,
arrancarte de mi vida, no hay manera,
verano, otoño, invierno y nunca primavera,
y ya no puedo seguir; si fuera fácil, lanzaría una moneda.

Por más que quiero verte llegar,
como diciembre espera enero,
al calendario se le olvida que te espero
y, aunque no lloro,
en mi ventana está cayendo un aguacero.

Por más que quiero…
Mis gemidos están mudos sin tus dedos
y, aunque no lloro,
en mi ventana está cayendo un aguacero.

Qué ironía.