Les Luthiers

EN VIVOS

2007

8 SERENATA TIMIDA

NARRADOR: Y este hombre, señores y señoras, hoy aquí, delante de todos ustedes, deberá enfrentar una prueba tremenda: ¡deberá cantar una serenata!
CN: ¡Aaaaah!
NARRADOR: Esto, que para cualquiera sería una tarea fácil y sencilla, gracias a su imbatible timidez, se convierte en el acto más riesgoso y aterrador, y se convierte también en el comienzo del espectáculo de Les Luthiers. El presente recital de Les Luthiers se ha de iniciar con uno de los géneros más divulgados en la historia del arte musical: la serenata. Mucha gente se pregunta por qué "la" serenata y no "el" serenata. Sí, son esas cosas que uno no... claro, esas cosas a uno no se le ocurren, no las... no, no... no, claro, porque es muy natural que uno diga "ah no, porque la serenata, no sé qué...", pero no, no, no... La explicación es muy simple. No escapa a cualquier espectador sagaz, y cuando decimos "espectador sagaz", no confundir "espectador" con "encendedor", aunque este último a veces también es "a gas", decíamos, si el espectador... sí, son esas cosas uno no... si el espectador es sagaz, no debe escapársele (bueno, también si el encendedor es a gas no debe escapársele), no debe escapársele el hecho de que las serenatas son ofrendadas en la mayoría de los casos por varones, o sea que estamos en presencia de una forma musical esencialmente masculina. Pero cabe preguntarse ¿cómo es una forma esencialmente masculina? Y también: ¿hay una forma esencialmente masculina?, cabe preguntarse. ¿La hay?, cabe preguntarse. ¿Cabe?, hay que preguntarse. O sea que, dado que las serenatas... sí, son esas cosas que uno no, no... o sea que, dado que las serenatas las cantan los hombres, se designan con el sustantivo masculino: "el" serenata. Bueno, no, este... ejem... está bien porque el... es como un... no, él pone acá, eh.... no, no, no, el, el... es como un desarrollo, eh... que no, un arroyo pero que no el... no, no, está bien porque le... escuchemos pues, de Johann Sebastian Mastropiero, "Serenata Tímida"
CN: Ojalá mi valor me permita
superar este miedo y cantarle
quizás pueda en mi canto explicarle
el propósito de esta visita.
De temor y de nervios me muero,
su bondad, su paciencia reclamo
a quien quiera escucharme proclamo
que a Cristina García la aaa..... aaag; la aaa... aaag;
EA: ¡Aaaay!
CN: la aaa...argos años he pensado en decirle que... que... que...
CORO: La amo
CN: ¡Ssssh!
Ya no hay horas de paz para mí;
pues me turba su imagen amada;
desde el día en que la conocí
siento una... siento una... "ciento una, ciento dos, ciento tres..."

CORO: Siento una pasión desenfrenada
CN: ¡Una cierta atracción!
Me es difícil calmarme y hablar;
y diría, si no se ofendiera
que entonces, tal vez, yo quisiera
entre ambos, muy juntitos,
entre ambos... formar un hogar.
CORO: Te raptaré esta noche
sediento de pasión
CN: ¡Antes nos casaríamos!
CORO: con éxtasis salvaje te morderé los labios.
CN: un besito en la mejilla
CORO: mis manos temblorosas
recorrerán tu cuerpo.
CN: ¡los cabellos, los cabellos!
CORO: arrancaré tus ropas...
CN: ¡No!
CORO: ... ardiente de deseo
quemado por el fuego
febril de tu mirada
hirviendo de ansiedad
me arrojaré en tu lecho
y por fin podremos...
CN: ¡No, eso sí que no! ¡No!
CORO: ... y por fin podremos...
CN: Tomar una ducha helada
CORO: ¡Sexo, sexo, sexo, mucho sexo! ¡Orgías, perversiones a granel!
DR: ¡Sadismo, masoquismo, homosexuales al poder!
CN: ¡Me echaron todo a perder! ¡Me echaron todo a perder! ¡Son unos degenerados! ¿Se dan cuenta a quién le están cantando? ¡Un desastre! ¡Son unos degenerados! ¡Inmorales! ¡Animales! ¡¡¡Comunistas!!! ¿No se dan cuenta a quién le están cantando?
No se ofenda por lo que ha escuchado,
bajezas infames, vulgar grosería,
yo solo he venido a pedirle la mano de su hija,
señor García.
DR: ¡Huy!