Artista

CMTV

LAS MUERTES EXTRAÑAS DEL ROCK

El mundo de la música está lleno de misteriosas tragedias.
Acá algunas de las muertes más extrañas y poéticas del Rock&Roll

1. Jeff Buckley



La promesa del folk estadounidense Jeff Buckley tenía sólo 30 años, cuando la noche del 29 de mayo de 1997, decidió nadar en la orilla del Río Wolf, un canal del Río Mississippi, en Memphis. Mientras su amigo Keith Foti tocaba la guitarra, con su ropa y zapatos puestos y cantando “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin, Buckley caminó con gracia internándose en el agua. Cuando Foti levantó la vista al distraerse por un momento, Jeff ya había desaparecido.

La muerte de Buckley sigue siendo un misterio, ya que nunca se determinó si fue un accidente o si se suicidó a causa de su trastorno de bipolaridad.

2. Tanguito (Ramsés VII)



José Alberto Iglesias, uno de los padres del rock argentino (y quizás el más subestimado por sus colegas) era un habitué del bar “La Cueva” y compañero de los que también escribieron historia (Litto Nebbia, Moris, Miguel Abuelo y otros).

En el quinto mes de 1972 Tanguito fue derivado desde la cárcel de Devoto al Hospital Borda, en donde alternaba entre el Servicio de Toxicomanía y la Unidad 13, destinada a la internación de enfermos mentales. El 19 de mayo se escapó del hospital y llegó hasta la estación Pacífico con la esperanza de subir al Tren San Martín para llegar a su casa, en Caseros (Caseros City, como le decía). Horas después su cuerpo fue encontrado arrollado por el tren, sobre el Puente Pacífico que cruza Av. Santa Fe. Algunas versiones dicen que subió al tren y fue empujado por pasajeros. Otros aseguran haberlo visto caminado por las vías del tren, desalmado, llorando, deseoso por volver a su casa.

3. John Bonham



¿16? ¿40? El número de shots de vodka que John Bonham, baterista de Led Zeppelin, tomó el día de su muerte depende de quién te lo cuente.
Bonham fue encontrado muerto la mañana del 25 de septiembre de 1980 en la casa de Jimmy Page en Windsor Berkshire, luego de un día de estar bebiendo y ensayando.

Según peritos, tendría en su sistema la cantidad al equivalente a 40 shots de vodka. Al dormirse en tal estado de ebriedad, el cuerpo de Bonham fue incapaz de despertar cuando comenzó a arrojar el alcohol, muriendo ahogado en su propio vómito.

4. Luca Prodan



El último recital de Sumo con Luca a la cabeza fue en el estadio del Club Atlético Los Andes el 20 de diciembre de 1987. Cuenta la leyenda urbana que antes de cantar “Fuck You”, Luca dijo: “Ahí va la última”, anticipando lo que iba a suceder.
Dos días después, el martes 22 de diciembre, Luca fue encontrado muerto en el piso de la casa que habitaba ubicada en la calle Alsina 451 del barrio de Monserrat, a causa de un paro cardíaco debido a una grave hemorragia interna causada por una cirrosis hepática.

5. Shannon Hoon



La noche del 20 de octubre de 1995, luego de un mal show en Hudston, Shannon Hoon, vocalista de Blind Melon, se las ingenió para conseguir cocaína en el trayecto de Hudston a New Orleans. Al llegar a destino, Hoon se metió en su bunker dentro del colectivo de la banda. Horas después, su cuerpo fue encontrado por sus compañeros, justo antes de chequear sonido para un show en un local de Nueva Orleans.

6. Brian Jones



Luego de haber sido apartado de la banda por el dúo Jagger-Richards debido a su adicción a las drogas, el miembro fundador dejó The Rolling Stones en 1969. Un mes después, Brian Jones fue encontrado muerto en su piscina el 3 de julio. Su muerte fue declarada un accidente. Según datos policiales, ninguna sustancia jugó un papel importante y el caso se cerró como “muerte por caso fortuito”.
Luego de su deceso hubo varias teorías que indicaban que Jones habría sido asesinado, aunque ninguna de ellas fue probada.

7. Per “Dead” Ohlin y Euronymous



El vocalista de Mayhem, Per “Dead” Ohlin se suicidó el 8 de abril de 1991, después de varios conflictos con el guitarrista Euronymous, quien incentivó las tendencias suicidas de Per, enviándole los cartuchos que más tarde usaría para quitarse la vida.

Dos años después, en agosto de 1993, Euronymous fue asesinado por el quema-iglesias Varg Vikernes, otro músico de Black Metal. Según Vikernes, Euronymous planeaba citarlo a una falsa reunión y torturarlo hasta la muerte. Cuando Vikernes lo confrontó, se produjo una pelea en la que terminó por apuñalar a Euronymous varias veces.

8. Sid Vicious



Luego de ser soltado bajo fianza en 1979, acusado de matar a su novia Nancy Spungen, el bajista de los Sex Pistols celebró su salida con un pequeño grupo de amigos en su departamento de Nueva York. Entre los invitados estaba su madre Anne, quien asistió a la fiesta con un montón de heroína. Sid Vicious, que había estado limpio el tiempo que estuvo en la cárcel, murió de sobredosis el 2 de febrero de 1979.

Lo que pasó fue confuso. Según la declaración de su entonces novia, estaban en la cama cuando Vicious le pidió heroína. Ella fue en busca de Anne y el resto de la historia permaneció siendo un misterio hasta 1996, cuando Anne admitió en una entrevista que fue ella quien administró a Sid esa dosis fatal de heroína la noche de su muerte.

9. Michael Hutchence



Micheal Hutchence, líder de la banda de rock INXS, pasaba por un estado de depresión tras haber sido apartado de su hija de 16 meses.
El 22 de noviembre de 1997 en Sydney Australia, Hutchence fue encontrado muerto en su habitación de hotel. Los reportes dicen que cometió suicidio bajo la influencia de drogas y alcohol, aunque los fuertes rumores indican que su muerte fue accidental, causada por auto asfixia erótica.

10. Gram Parsons



El pionero del country rock Gram Parsons tuvo una muerte convencional para el rock, pero lo que pasó después fue lo que elevó el suceso a un caso místico.

El 19 de septiembre de 1973, a los 26 años, Parsons murió de sobredosis en una habitación de hotel en el desierto de Joshua Tree, California.
Cuando lo trasladaban, el cuerpo fue extraviado en el aeropuerto de Luisiana. Pero no estaba perdido, sino que había sido robado por su amigo Phil Kaufman, con quien había hecho un pacto prometiendo quemarlo en el desierto de Cap Rock, Joshua Tree. Eventualmente, Kaufman fue atrapado por la policía y el cuerpo trasladado a Nueva Orleans.