J Balvin

AMBIENTE - SINGLE

2018

1 AMBIENTE

Tengo la necesidad de saber lo que piensas,
cuando piensas en mí.
En la intimidad me convence de que no me arrepienta
de las cosas que me hace a mí.

Y su pelo que le llega al suelo,
una mirada que no refleja miedo,
un deseo que me tiene preso,
le quiero mentir, pero le soy sincero.

Ah, aquí dañándome la mente,
he sido paciente cuando te demoras.
Hace tiempo quería verte
y hoy, por suerte, soy quien te devora.
Ya no le importa nada,
es una nena mala y no le quiere bajar,
y si hay humo en el ambiente,
se pone demente y no quiere parar,
me saca su instinto animal,
ese que sale cuando ya es tarde,
tiene su punto y yo se lo encontré,
yeah, eh, eh, eh.

Me puso malo con una mirada,
ojos de diabla, cómo se soltaba,
que no era mala ella me juraba,
pero demostraba otra cosa cuando se entregaba.

Ya llegué yo pa’ apagarte ese fuego,
hacértelo bien para vernos de nuevo.
Sé que tal vez tienes un novio nuevo,
pero estás inquieta por este veneno,
uh, oh, uh, oh, uh, oh, uh.

Nena, tú vas sin freno,
te gusta pecar, te adueñas de lo ajeno,
en mi cama se instala y amanecemos,
como me hablas, me desespero, me desespero, baby.

Ah, aquí dañándome la mente,
he sido paciente cuando te demoras.
Hace tiempo quería verte
y hoy, por suerte, soy quien te devora.
Ya no le importa nada,
es una nena mala y no le quiere bajar,
y si hay humo en el ambiente,
se pone demente y no quiere parar,
me saca su instinto animal,
ese que sale cuando ya es tarde,
tiene su punto y yo se lo encontré,
yeah, eh, eh, eh, eh.

Si quieres, dime, a ver, ¿Tú estás hot? Yo también.
Subiste de nivel, no le bajas de cien.
Ha pasado más de una hora
y sigue pidiendo como si empezamo’ ahora.

Ya llegué yo pa’ apagarte ese fuego,
hacértelo bien para vernos de nuevo.
Sé que tal vez tienes un novio nuevo,
pero estás inquieta por este veneno,
uh, oh, uh, oh, uh, oh, uh.

Nena, tú vas sin freno,
te gusta pecar, te adueñas de lo ajeno,
en mi cama se instala y amanecemos,
como me hablas, me desespero, me desespero, baby.

Tengo la necesidad de saber lo que piensas,
cuando piensas en mí.
En la intimidad me convence de que no me arrepienta
de las cosas que me hace a mí.

Y su pelo que le llega al suelo,
una mirada que no refleja miedo,
un deseo que me tiene preso,
le quiero mentir, pero le soy sincero.

Ah, aquí dañándome la mente,
he sido paciente cuando te demoras.
Hace tiempo quería verte
y hoy, por suerte, soy quien te devora.
Ya no le importa nada,
es una nena mala y no le quiere bajar,
y si hay humo en el ambiente,
se pone demente y no quiere parar.